• ¿Cómo tratarme bien?

    ¿Cuántas veces a los largo del día estás “castigándote” por cosas que no te hubiera gustado haber dicho o hecho. O también por cosas que no has hecho o dicho.

    Sea como sea, si te culpas, tu inconsciente va a buscar una situación para castigarte.

    ¿De verdad crees que mereces algún tipo de castigo?

    MÍRATE Y TRÁTATE CON AMOR.

    Esa es la mejor lección que necesitabas cuando viviste eso de lo que te culpas.

    Si eres capaz de dejarlo de hacer, tienes media batalla ganada. Solo piensa que cuando hiciste eso que te “pesa” es que o no sabía hacerlo mejor o no podías hacerlo mejor.

    Así que déjate de maltratar porque no hay motivo ni justificación posible.

  • El amor que me debo

    No hay nadie que te conozca mejor que ti misma.

    No hay nadie que haya vivido todo lo que tú has vivido.

    No hay nadie que haya llorado o sonreido por ti todas las lágrimas o sonrisas.

    Entonces, ¿crees que hay alguien que te pueda conocer y por tanto amar más que ti misma?

  • Aceptarte tal y como eres, la mejor forma de amarte.

    A veces maltratamos a nuestro cuerpo, pero te has planteado alguna vez ¿por qué? o ¿para qué?

    Realmente ¿ganas algo con ello? ¿No crees que eso en definitiva no hace más que empeorar algún aspecto de tu vida?

    Nuestro inconsciente tiene programas aprendidos que nos mantienen en una zona de confort.

    Hemos crecido con la idea del culto al cuerpo, pero el culto a un cuerpo esbelto. Nadie nos enseñó a aceptar y venerar a nuestro cuerpo, sea como sea. Y así es como vamos castigándonos para sentir que no somos suficientes, porque ese cuerpo no se adapta a los cánones de belleza establecidos.

    Y como te sientes atacada, de forma externa y también interna, tu cuerpo usa la grasa como sistema de protección, porque a nivel inconsciente, esa es la verdadera función de la grasa, protegerte.

    Pero tu cuerpo es tuyo y tu vida también, solo tuya.

    No dejes que esos factores externos afecten al tesoro que realmente tienes, tu cuerpo y por tanto, tu vida.