• ¿Quieres saber más sobre “Los seis pilares de tu autoestima” gratis?

    Con ejercicios prácticos

    ¿No te gusta tu cuerpo?

    ¿Sientes que hay situaciones en tu vida que te duelen?

    ¿Te cuesta quererte?

    Me gustaría decirte que ese poder que necesitas para cambiar todas las respuesta está dentro de ti.

    Si quieres déjame tus datos y te enviaré de forma gratuita mi ebook “Los seis pilares de tu autoestima” para que puedas trabajar en ti y sientas que avanzas un poco más hacia la conexión contigo misma.

    ¿QUIERES MÁS?

    REGÍSTRATE PARA RECIBIR LOS ÚLTIMOS POSTS Y CONSEJOS DEL BLOG Y DE LA TIENDA, ¡ADEMÁS DE REGALOS EXCLUSIVOS! EL PRIMER REGALO QUE RECIBES: EL EBOOK “LOS SEIS PILARES DE TU AUTOESTIMA”.

    ¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

  • Siempre hay un mañana

    Sé que no es importante mi historia, pero me gustaría contarte el porqué te pido que nunca te rindas y de porqué creo que es tan importante que te ames y te valores sin la necesidad de que lo haga nadie más.

    Durante muchos años de mi vida, me esforcé tanto por los demás y por sus sueños, que me olvidé de mí.

    No es que yo me creyera importante para nadie, pero pensaba que era mi “obligación” hacer todo lo mejor posible. Luchaba por los demás porque sencillamente creía que eran mejores que yo, que ellos sí se merecían una vida preciosa, me preocupaba por cosas que no estaban en mi mano, pero así poco a poco, mi ilusión se iba apagando, porque no conseguía que los demás estuvieran contentos y creía que era por mi culpa.

    Así empecé a pensar durante muchos años en acabar rápido, porque muchos días de mi vida me sentía tan perdida, tan sola y tan menospreciada que pensaba que mi vida no valía nada, todo lo contrario, que molestaba, que hacía peor la vida de los demás.

    Pero recuerdo una vez que leí algo que me ayudó mucho y era “si tienes que hacerlo, hazlo, pero hazlo mañana”, es decir, que me esperara a siempre a que llegara el mañana.

    Así, me fui dando cuenta que por muy mal que estuviera siempre aparecía en mi vida un pequeño rayo de luz que era suficiente como para pensar que quizás podía aguantar un día más.

    Y así hasta hoy, he aprendido que por muy mal que vayan las cosas siempre aparece algo, aunque sea una pequeña señal, para seguir adelante y poder seguir soñando.

    Pero también creo que ese pequeño motivo, esa pequeña ilusión, surge del alma de cada una de nosotras o de nosotros. Esa pequeña luz siempre alumbra un camino por muchas sombras que hayan y esa pequeña luz es nuestro amor, son las ganas de seguir viviendo, creyendo y creando un presente y un mañana mejor.

    Por eso, mi empeño en que te quieras, en que te aceptes, en que veneres cada batalla por la que has pasado, porque eso te hará más fuerte sin tan siquiera darte cuenta. Quiero que te quieras porque te aseguro que siempre puede existir un mañana mejor, solo tienes que tener convicción y amor por ti, que es el único que necesitas, PORQUE TE LO MERECES.

  • ¿Qué crees que te falta para ser feliz?

    A veces nos enfocamos en los que nos falta y nos olvidamos de lo que ya tenemos.

    Creemos que la felicidad la sentiremos SOLAMENTE cuando tengamos eso que nos
    hace falta.

    No somos capaces de ver que quizás eso que nos falta viene a decirnos algo, el tema es buscar el mensaje detrás de esa o esas carencias, nada más.

    Porque lo único que está en nuestra mano es acercarnos más a nosotras mismas, querernos más y mejor y lo demás, venga o no, no puede ser el condicionante de nuestra felicidad.

    El único condicionante debería ser SOLO UNA MISMA.

  • YO

    Sé que parecerá muy egoísta el post de hoy, pero no es mi intención.


    Sinceramente creo que hay personas que tienen la suerte de tener al lado a alguien que las quiere, que las ama de forma incondicional. Tienen la suerte de tener una familia con un proyecto en común, crecer como personas, una junto a la otra, compartiendo y disfrutando de lo bueno y lo no tan bueno de la vida.

    Pero otras personas no tienen esa suerte.


    Pero eso no significa que seamos menos afortunadas que esas otras personas, simplemente quizás, ahora, no puede ser.

    Eso tampoco significa que seamos menos merecedoras de ese amor incondicional que las demás.


    Ese amor incondicional lo podemos buscar adentro, disfrutando de ese viaje de autoconocimiento.

    Aunque también sé y conozco el dolor de la soledad, de levantarte sola, de acostarte sola, de llorar, reír y tener miedo sola. Sé lo que es enfrentarse a la incertidumbre del futuro sola.


    Pero algo he aprendido y por eso te lo comparto, te puedo decir que no estás sola.

    Mira al cielo y lo entenderás.


    Y si aún sigues sintiéndote sola, simplemente permítete sentir esa sensación por mucho dolor que te suponga. Eso te hará más fuerte y te aseguro que te irá bien.


    Necesitas fuerza para seguir, para no rendirte. Esa fuerza solo la encontrarás dentro de ti, permitiéndote sentir todo lo que sea necesario para aprender de la vida y con la vida.

    Ella es tu mejor maestra, tu mejor compañera.


    Conecta contigo y conócete, enamórate de ti y de paso, DEJA DE HACERTE DAÑO, para que así NUNCA MÁS PERMITAS QUE NADIE TE LO VUELVA A HACER.

  • Alíate con tus propios miedos

    ¿Sabes cuál es tu zona de confort?

    Sé que dan miedo tus miedos y da miedo mirarles a la cara y saber hasta que nombre tienen.

    Pero otro de los beneficios de quererse a [email protected] [email protected] es que aún y a pesar del miedo al miedo, si consigues saber cuáles son los tuyos, vas a ser capaz de convertirlos en tus aliados.

    Vas a aprender a gestionarlos y a usarlos para avanzar en tu vida saliendo de esa zona de confort en la que no puedes crecer ni superarte.

    Así que, ¿a qué le tienes más miedo, a enfrentarte a tus miedos o a que ellos te ganen?